viernes, 7 de octubre de 2016

Tory Burch ilusiona a sus seguidoras con su colección Spring / Summer 2017


“La Costa Este se mezcla con la Costa Oeste. Para la temporada primavera-verano 2017, partimos en el Este, que abarca desde lo chic hasta lo preppy. A partir de ahí, continuamos hacia las ciudades playeras de espíritu libre de la Costa Oeste. Se trata del contraste: motivos gráficos y estampados mecánicos, cuerdas y trenzados, perlas y macramé, zapatillas y mocasines, piezas estructuradas y de comodidad bohemia. Relajado y sin esfuerzo… el estilo Americano por excelencia”. — Tory Burch.

Es necesario arrancar con esta explicación textual de la diseñadora estadounidense para entender la variedad de estilos que se vieron en la pasarela del Museo Whitney de Nueva York.

Iniciamos con las siluets propuestas, basadas en la sastrería estructurada de cinturas altas, pantalones acampanados estilo marinero y sacos de aspecto masculino, suavizándose a medida que la colección se mueve hacia la Costa Oeste mostrando ya vestidos ligeros, blusas a los hombros y shorts amplios. Faldas largas y voluminosas con dobladillos que llegan hasta el piso son combinadas con crop tops que juegan con la proporción, mientras que túnicas y caftanes completan la colección, poniendo énfasis en un estilo relajado.

En países de clima tropical ya sean secos o húmedos, una propuesta como la última colección primavera-verano 2017, deja ilusión por adquirir prendas que serán atemporales y válidas para todo el año.  Siempre hay una ocasión para vestir en short y blusas en telas frescas, o un vestido versátil que sirve desde para una fiesta u ocasión especial en la playa o para una reunión social donde te puedes presentar con un toque romántico y naif el que puedes contrastar con un calzado moderno y opuesto para darle una esencia personal.

Los estilos bohemios se han apoderado de las tendencias mundiales, por sus ricas, fluidas y cómodas telas, estampados que se llenan de un carácter puro, soñador y etéreo, que gusta tanto a un mercado jóven y al más maduro, al primero por la ilusión de lo nuevo e inocente y al segundo por la nostalgia que evoca.

Sin duda alguna nos regala prendas que se pueden llevar de manera individual y también de forma conjunta y que visten casual e informal, dando un aire armonioso, con orden y siempre vestidor, que deja de lado el estilo natural descuidado y sin gracia.

La paleta de colores utilizada arranca con el rosa orquídea y verde —una combinación clásica de buen gusto—, diversos tonos de azul marino y rojos intensos, que dan paso al naranja y amarillo característicos del Sol, así como a los azules violáceos. Éstos son contrarrestados con ligeros toques de tonos neutrales como blanco, marfil y arena.

Como la mayoría de las prendas elaboradas especialmente para la primavera y para el verano tienen colores tanto cálidos como fríos favoreciendo a tipologías de personas en la línea de las dos familias de colores. Perfectamente combinables como los blazer azul con blanco en combinación con blusa blanca y short tono arena,  o contrastables como al llevar una blusa blanca con estampados azules y sumandole una falda rojo naranja.

A lo largo de toda la colección, Tory Burch muestra un abanico de estampados y patrones que inicia con un gráfico de jardín, líneas de regata y estampados náuticos; posteriormente, sigue con bohemios batiks y un estampado floral. Una impresión de ondas hace una referencia sutil al surf.

En 2017 se seguirán sumando a los armarios estampados florales en donde los jardines orientales se posicionan como los reyes de todas las temporadas, aún así comparte el puesto con los estampados étnicos y este caso Tory Bruch a escogido algunos de los más alegres con su explosión de colores y dibujos como los africanos y también los sofisticados de técnica batiks.

El contraste de las costas utilizado en esta temporada nos lleva a través de una mezcla de telas  —desde yute y algodón, hasta seda shantung y delicada fil coupe– con adornos. Parches, trenzados y detalles con perlas proveen dimensión; mientras que los flecos de macramé y el encaje entrecruzado aportan una vibra relajada y de inconclusión. Hilos metálicos y piedras lunares añaden reflejo y brillo.

El estilo relajado y fácil se extiende a los accesorios, desde zapatos tipo mules y mocasines, hasta sandalias con perlas y tenis con volantes de la línea Tory Sport. Un bolso convertible con asas de madera da una apariencia nostálgica; mientras que la joyería está inspirada en el mar, incluyendo collares y brazaletes de peces articulados, además de dijes de conchas de cauri.

Es esta una de mis colecciones favoritas para el 2017, por su componente clásico, romántico y perfectamente adaptable para combinar con modas menos atemporales. 


Marianela Lacayo











































domingo, 18 de septiembre de 2016

¡Celebramos los 250,000 visitantes al blog!


Limpieza profunda del closet



Un closet desordenado es nuestro peor enemigo a la hora de escoger nuestros atuendos o a la hora de enfrentarnos a una profunda limpieza del mismo.

Para siempre acertar con nuestra imagen es fundamental conocer a fondo nuestras prendas y sus posibles combinaciones. Para lograr esto deberemos hacer un gran esfuerzo de voluntad y deshacernos de todo aquello que ya no deben estar en el closet.

Cada vez existen más asesores que organizan tu closet, evitándote el mal trago de escoger aquellas prendas que deberás eliminar porque ya no se encuentran en buen estado. La acumulación es uno de los vicios del consumismo extremo y, por nuestro bien y el de nuestro bolsillo, debemos erradicarlo.

Arranquemos con una recomendación sencilla y es conservar sólo las cosas que nos hagan felices. Ubicate frente a tu ropa y deshacete de todo lo que no te provoque alegría de un solo golpe. No hay peor error que ir desprendiéndonos de las cosas poco a poco. Es posible que una lista te ayude en esta labor, indicando en qué tipo de actividades ocupás más tiempo e identificando si contás con la ropa indicada para cada caso: Trabajo, deporte, salidas nocturnas, excursiones, voluntariado...

Se acercan fechas donde tendemos a abusar de las compras y es fundamental que antes de adquirir nuevos artículos, desechés todo lo que realmente no necesités. Recordá donar y regalar antes de botar, pues seguro hay gente que puede sacar partido de esas prendas que ya no te quedan o no te gustan. De todos modos mi recomendación es que moderés tu consumismo y comprés estrictamente lo necesario y además sólo aquellos artículos que realmente te hagan feliz. Si aplicás esta filosofía verás como, mes a mes, contarás con más presupuesto para ahorrar o invertir en otros proyectos.


Una vez diste este primer paso, empezá a ordenar tus prendas por actividad y colores. Próximamente te explicaré como.




Tendencias de moda de los Millennials



Si bien no hay una fecha exacta que defina al millennial o Generación Y, podemos ubicarlos aproximadamente en el periodo que comprende los años 1980 y 1998. 

Seguramente no todas las características que los definen se cumplan al 100% en todos los millennials, pues influyen enormemente la educación, la cultura y la idiosincrasia local en este aspecto. Aquí algunas características que nos permitirán comprender a esta generación que está llamada a dirigir el mundo en un futuro no muy lejado.

En términos de estilo y moda, los millennials son eclécticos debido a la influencia de las modas pasadas y el fácil acceso a ropa vintage (original, no de estilo) y su combinación con las tendencias actuales. Les encanta adoptar el concepto del reciclaje en su vestir diario y consideran que con esto aportan su granito de arena al combate de la contaminación y el derroche de los recursos naturales. También escogen marcas socialmente responsables y eco amigables para proyectar esta línea de pensamiento y accionar.

No les quita el sueño vestir marcas o mostrar logos y prefieren verse diferentes y alternativos en todos los ambientes, razón por la que en el medio laboral les cuesta acatar reglas de vestimenta. Son los reyes del “hazlo tu mismo” y transforman las prendas de vestir para darles toques personalizados.

Compran por placer, no sólo por necesidad, y procuran cuidar sus gastos, de manera que ahorran para obtener lo deseado si no lo encuentran en oferta y estiran sus presupuestos aprovechando las nuevas marcas de bajo costo y las prendas funcionales que pueden vestir de manera inteligente en diferentes ambientes sociales.


Internet, las redes sociales y las aplicaciones son ya un medio para hacer compras y pagos a un menor costo, convirtiéndose la tecnología en algo imprescindible para sus vidas.